[REPESCA] Los exámenes de un profe friki

Robin Williams
Y no vale usar el lado oscuro…

En ocasiones me posee el lado friki de la fuerza (y no soy el único).  A veces, animo un poquillo las preguntas de mis exámenes para darles vidilla, y que los alumnos no se asusten demasiado.

Por ejemplo, en 2010, cuando España aún no estaba clasificada ni en semifinales del Mundial de fútbol de Sudáfrica, escribí un examen con una pregunta sobre tiro parabólico que comenzaba: “Tras ganar el Mundial, Villa viaja a Dubai para filmar un anuncio en el Burj Dubai, el edificio más alto del mundo…”  La buena fortuna hizo que mi problema fuese premonitorio, y entre eso y el pulpito Paul, copa del mundo a la saca.

Bien, pues resulta que en el curso 2009/10, en plena vena de “Física de Película”, me puse a preparar el primer parcial para mis alumnos de la asignatura Física (Licenciatura en Química, Universidad de Granada), y se me ocurrió mejor pregunta que esta:

Se encuentra usted en mitad de un lago helado, cuya superficie tiene un coeficiente de rozamiento cero. Dispone de una bolsa con los siguientes objetos: una bolsa de arena para gatos, una Coca-Cola de litro y medio, un muelle, un edredón, seis latas de atún, una caña de pescar, un pavo congelado y un iPhone con cobertura. ¿Cómo se las ingeniaría para llegar a la orilla del lago? A más respuestas, mayor calificación.

Evidentemente, quería que me hablasen de la conservación del momento lineal, la fuerza de acción y la de reacción, y todo eso.  Pero deliberadamente les dejé que pusieran la imaginación a trabajar, y algunos le metieron el turbo y hasta el óxido nitroso.

Estas son algunas de las respuestas más originales que me dieron mis alumnos:

– Llamo al 112 para que me rescate.  Un helicóptero me saca con una escalera

– Pongo el edredón en el hielo, me subo encima (o me pongo debajo de mí, es lo mismo) y empiezo a lanzar cosas en la dirección contraria a la que quiero ir (lógicamente la orilla más cercana). Todo objeto que aplique una fuerza sobre otro, a su vez éste le aplica una fuerza igual pero de sentido contrario 

– Derramo poco a poco la Coca-Cola para que se congele, justo encima derramo más para que siga congelándose; el objetivo es “crear” una pared o columna en la que me pueda empujar sin rozamiento, de un solo empujón ejerceré una fuerza que me dé velocidad, que será constante al no haber rozamiento

– Derramo la Coca-Cola y pongo el pie encima antes de que se congele, esto me dejará sujeto al hielo, si imprimo mucha fuerza hacia atrás (sin llegar a romperlo en la aceleración) y luego tiro fuerte para romper el hielo, con la fuerza restante llegaré a la orilla. [juega con el rozamiento dinámico y el estático]

– Echo arena para gatos en la Coca-Cola y la derramo en el hielo, al congelarse obtendría una superficie que gracias a la arena es una superficie antideslizante, cojo carrerilla en ésta y me deslizo por la superficie de rozamiento cero, pues como dice la primera ley un cuerpo no sometido a fuerzas externas se mantiene en reposo o movimiento rectilíneo uniforme

– Cojo el pavo congelado, lo coloco en el hielo y le echo Coca-Cola para que al congelarse quede bien fijo al suelo. Luego me empujo en él, y como no hay rozamiento con el suelo, por la primera ley llegaré a la orilla

– Hago que uno de los extremos del muelle se quede pegado al suelo de la misma manera, con Coca-Cola en el hielo, estiro el muelle en una dirección (siempre sujetándolo) y yo me moveré en la contraria, lo estiro hacia mí y yo iré hacia el punto en el que lo pegué, si lo hago varias veces como en un columpio, y al tener suficiente velocidad justo encima del punto de sujeción, lo suelto, por el principio mencionado yo llegaré a la costa

– Con Coca-Cola pego los dos extremos del muelle cual portería en el hielo, pongo el edredón en el suelo y me tumbo encima para no pasar frío, cojo el pollo y lo lanzo contra el centro del muelle, como todo objeto que ejerce una fuerza sobre otro éste le aplica una fuerza igual pero de sentido contrario, yo me dirigiré hacia la orilla, cuando llegue el pavo que ha rebotado en el muelle, yo estaré preparando una hoguera para fines sospechosos

– Con la caña de pescar, un poco de arte y paciencia en los intentos, enredo el sedal en alguna rama y, con cuidado, voy recogiendo el sedal, sólo que en vez de venir este a mí, yo voy a él, y como las ramas están en los árboles de la costa, yo llego a la costa

– Con el iPhone llamo a alguno de mi grupo de expedición/excursión, y le digo que venga al lago y que tome carrerilla y se deslice por la superficie hacia mí, y que me coja, para salir los dos; como nos cogeremos, el choque se puede considerar completamente deformable [inelástico], y gracias a la física, llegaremos al otro lado del que partió el compañero

– Cojo una lata de atún, me aseguro de que se quede bien sujeta al hilo de la caña y agarro el atún, lo lanzo a la orilla y con la caña en mano espero a que llegue algún animal que atraído por e olor coja la lata y se la lleve, tirando de mí por el hilo que sujeta la caña a la lata

– Usaría el pavo congelado como trineo

– Se podría crear una superficie con rozamiento, en la que sí es posible desplazarse, echando arena y caminando sobre ella hasta la orilla

– Podría agitar con fuerza la botella de Coca-Cola y abrirla de repente en horizontal. El líquido saliendo bruscamente empujaría la botella, y con ella a la persona, que se desplazaría en sentido contrario al de salida del líquido

– Como no hay rozamiento, se conserva el momento lineal. Así, al lanzar la persona los objetos en sentido opuesto a la orilla, aumenta la velocidad de ese objeto, y por tanto la de la persona también ha de aumentar, pero en sentido opuesto (hacia la orilla)

– Podría desplazarme sobre el edredón, soplando en dirección contraria a la que quiero ir

– Llamaría a mi primo a que viniera a la orilla del río en el que estoy y me lance una cuerda a la que agarrarme y que tire, al no haber rozamiento una mínima fuerza me hará desplazarme y al llegar a la orilla mi velocidad disminuye puesto que ahí sí hay rozamiento

– Si en la orilla hay algo a lo que agarrarme, usaríamos la caña de pescar para agarrarse a él y sólo tendríamos que tirar (subidos en el colchón)

– Se podrían usar las latas a modo de patines, atándonoslas con hilo de pescar. Y como en el lago no hay rozamiento sólo habría que empujar el colchón en dirección contraria a la orilla

– Chocarme contra el muelle con la bolsa de arena en las manos y soltarlo después del choque

– Con las seis latas de atún haría unos patines, los utilizaría como cuchillas más bien, y para que tengan un poco de peso o equilibrarlas las llenaría con la arena para gatos, y con el muelle agarraría bien fuerte las cuchillas a mis zapatos. El edredón lo utilizaría como abrigo durante el trayecto. La caña de pescar también la utilizaría para impulsarme, y en cuanto al pavo y la Coca-Cola, las guardaría de momento como reserva

– Vaciaría dos latas de atún, clavaría los bordes metálicos en el suelo de hielo y con ese punto de apoyo me impulsaría

¿Y a usted, lector?  ¿Se le ocurre alguna?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*