[REPESCA] Igualdad en la igualdad

Hace un par de añitos se me ocurrió asistir a un curso sobre Formación en Igualdad para profesores de mi Universidad. El caso es que tuvimos que realizar un trabajo final de curso, consistente en “un proyecto docente o de investigación con perspectiva de género.” Como no me he mudado últimamente conservo copia de lo que escribí. A ver qué os parece.

————————————————————————————————–

IGUALDAD EN LA IGUALDAD

Estudio en las Unidades de Igualdad de las Universidades Españolas

Las Universidades Españolas han reconocido la necesidad de incorporar Unidades de Igualdad con objetivos similares y de todos bien conocidos. En el caso particular de la Universidad de Granada, que tomaremos aquí como ejemplo, sus objetivos declarados son promover el respeto y la igualdad de derechos y oportunidades de mujeres y hombres en el seno de la institución, para lo cual se establecen una serie de funciones y mecanismos.

La Igualdad, entendida como paridad numérica, se aplica de forma ya rutinaria en situaciones como tribunales y comisiones, sean para tesis doctorales o plazas de profesor. En el presente trabajo se pretende responder a la siguiente pregunta: ¿cumplen las Unidades de Igualdad Universitarias los compromisos de igualdad paritaria entre hombres y mujeres?

Para responder a dicha pregunta, se ha recabado información sobre todas las Unidades de Igualdad de las Universidades Españolas. Han resultado especialmente útiles la web de la Red de Unidades de Igualdad de Género para la Excelencia (Universidad de Lérida) y la sección de Unidades de Igualdad de Universidades Españolas (Universidad de Murcia).

Se consideró un total de 46 Universidades españolas que cuentan con Unidades o Comisiones de Igualdad. Catorce de ellas no incluían en sus webs información sobre el organigrama de sus Unidades de Igualdad por diversos motivos. La Universidad de Barcelona carece de Unidad a nivel universitario, si bien cuenta con 19 responsables a nivel de facultad (16 mujeres y 3 hombres).

Con las restantes 32 (Incluida la Universidad de Barcelona) se ha efectuado el siguiente estudio. No pretende ser un análisis exhaustivo, sino tan sólo un breve primer sondeo que permita tomar el pulso a la situación en las Unidades de Igualdad, y que se espera conduzca a estudios en profundidad al respecto.

COMPOSICIÓN NUMÉRICA

No hay un número establecido de integrantes de una Unidad de Igualdad “promedio,” y los datos de esta sección sirven solamente a efectos de conocer el tamaño medio.Como puede verse, la mitad de las Unidades de Igualdad disponen de 5 o menos integrantes. Destacan las Universidades Rovira y Virgili (30), la de Alicante (20) y la de Barcelona (19). La Universidad de Granada se encuentra en un lugar casi intermedio (4).

Ha de tenerse en cuenta que estos son los datos publicados en las respectivas páginas webs. Es posible que exista personal de apoyo adicional (administrativos, becarios, personal común a varios servicios) que no aparezcan aquí reflejados.

CABEZA VISIBLE

¿Se reproduce aquí la predominancia masculina habitual en los órganos de gobierno universitario?

HOMBRES MUJERES NP
6 % 88% 6 %

Existe ciertamente predominancia, pero en este caso está invertida. Casi nueve de cada diez Unidades de Igualdad están dirigidas por mujeres. Solamente en dos casos el responsable principal es un hombre (Universidades de Oviedo y Politécnica de Valencia). La Universidad de Barcelona, como se dijo anteriormente, no tiene responsable único a nivel universitario, y en cuanto a la Universidad de Vigo tal dato no consta.

COMPOSICIÓN RELATIVA POR GÉNEROS

Un estudio sobre la composición de las Unidades de Igualdad con consideración de género indica el siguiente resultado.

En prácticamente la mitad de las Universidades analizadas, el porcentaje de composición de mujeres alcanza el 100% , y en todos los casos menos uno iguala o pasa del 50% La excepción es la Universidad de Lérida, donde los siete integrantes son hombres. El predominio medio global de mujeres frente a hombres es del 79%

CASO PARTICULAR DE ESTUDIO: UNIVERSIDAD DE GRANADA

Como caso de estudio particular, y puesto que el presente trabajo se efectúa en la Universidad de Granada, se reseñará el caso de la Unidad de Igualdad de ésta.

La Unidad de Igualdad entre Mujeres y Hombres (http://unidadigualdad.ugr.es/) tiene como sus principales funciones:

  • Realizar estudios y diagnósticos de las desigualdades entre mujeres y hombres en los tres sectores de la UGR: profesorado, personal de administración y servicios y estudiantes.
  • Elaborar distintas propuestas de planes de actuación que se concretarán en un Plan de Igualdad.
  • Divulgar y promocionar estudios e investigaciones de género.
  • Acometer campañas de sensibilización.
  • Velar para que se cumplan las leyes y normas emanadas de políticas de igualdad, correctoras del desequilibrio entre mujeres y hombres.

El organigrama de la Unidad se compone de:

– Directora (Catedrática de Universidad)

– Subdirectora 1 (Personal de Administración y Servicios)

– Subdirectora 2 (no consta su filiación)

– Becario

La presencia femenina es del 75% frente a la masculina del 25%  En preciso hacer notar que estos datos contienen un fuerte elemento de volatilidad, ya que de haber un hombre menos o más los datos variarían fuertemente, hecho derivado del escaso número de los integrantes de la Unidad. Hecha esta puntualización, sigue resultando poco igualitaria la dirección, que incluye un 100% de mujeres, y donde el hecho de tener tres personas en dirección/subdirección y un solo becario como personal de apoyo indica una aparente descompensación en el equipo directivo.

En atención a dichos datos, ni la dirección de la Unidad ni la propia Unidad en sí muestran paridad; sí parece existir variedad en la procedencia orgánica de sus integrantes (un miembro del profesorado, uno del PAS, uno del sector becarios, y una cuarta persona cuya filiación no se ha encontrado).

Para finalizar, examinemos la situación del personal participante en el Curso Formación en Igualdad para el Profesorado de la UGR, 3ª Edición, del que este estudio forma parte. La relación de personas admitidas muestra un total de 24 personas, que se reparten como sigue: 8 hombres y 16 mujeres. La situación, por tanto, no está cerca de la igualdad (33% – 66%), pero el hecho de contar con un tercio de alumnos hombres es un indicativo de que el mensaje relacionado con los problemas de igualdad de género va calando entre el profesorado masculino.  Los datos para la 2ª edición fueron algo más igualitarios (prácticamente 50-50%), pero resulta arriesgado extraer conclusiones al respecto.

Contrasta fuertemente la igualdad de alumnado con la del profesorado. La 3ª edición del curso contó con la participación de 10 profesoras y un sólo profesor masculino (se trataba de un alumno de cursos anteriores, que figuró en la categoría de “profesorado invitado para presentación de experiencias de ediciones anteriores.” La 2º edición tuvo un total de 10 profesoras, ningún profesor masculino.

Este punto resulta especialmente llamativo en un curso sobre igualdad de género. Sin ánimo de cuestionar la profesionalidad y capacidad del profesorado del Curso de Igualdad (cosa que no sugerimos en ningún caso), sería deseable aumentar el porcentaje de profesores masculinos en aras a cumplir los objetivos de paridad de género. No cabe imaginar que no exista profesorado masculino necesario con la suficiente preparación, de igual modo a como no existe en el caso femenino, y es preciso romper tales barreras.

CONCLUSIÓN

Este somero análisis de la situación de género en las Unidades de Igualdad de las Universidades españolas muestra un fuerte sesgo de género incompatible con las necesidades de una sociedad moderna. Es evidente que queda mucho trabajo por hacer en la dirección de la plena igualdad de género. Con todo, no debe caber espacio para el pesimismo, y es de esperar que el presente trabajo contribuya hacia la mejora de las relaciones de paridad en el seno de la Universidad española.

[NOTA ADICIONAL: Por algún motivo los organizadores del curso de Igualdad decidieron que no había entendido la finalidad del trabajo, pero me concedieron una nota alta. Desde la realización de este trabajo las cosas han cambiado en mi Universidad. Ahora la Unidad de Igualdad y Conciliación está dirigida por un hombre y en su equipo hay paridad]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*