Carta certificada

Volveré… a ver si el DNI fotocopiado me vale

 

Aunque la mayor parte de los mensajes que recibo son electrónicos, de vez en cuando llega a mi buzón la típica carta de papel con contenidos también de papel. Suelen ser publicidad, correo oficial de la Universidad, cosas así. Muy de vez en cuando, y a pesar de las posibilidades de la mensajería electrónica, me llega alguna carta por papel; y si se trata de algo importante, de esas que te comunican el resultado de una evaluación, la concesión de un sexenio o la denegación de algo, viene certificada. Ojalá lo hubiesen usado cuando me concedieron el premio MediaLab que comenté en otro post, me hubiera evitado toda la confusión.

El caso es que ayer me llegó uno de esos mensajes importantes, relativo a la concesión (o no) de unos complementos autonómicos que pedí hace unos meses. Me ofrecieron la posibilidad de notificación por medios electrónicos, pero no sé por qué, el caso es que decliné, y por fin llegó la carta. Como es certificada no la envían a mi departamento ni me la dejan en el buzón, sino que tengo que recogerla yo en la conserjería de la Facultad.

Pues allá que me voy. Llego y digo “hola, soy Arturo Quirantes, vengo a recoger una carta a mi nombre”. Buscan, encuentran, me dan el típico papelito de color para que firme, cosa que hago añadiendo número de DNI y fecha, recojo la carta y me voy. Y cuando llego a mi despacho caigo en la cuenta de algo que también suele pasarme siempre que recojo una carta certificada de conserjería.

Se trata de lo siguiente: siempre me hacen firmar, poner mi número de DNI y todo eso… pero nunca, repito nunca me han pedido identificación. ¡Ni una sola vez! Siempre creen que yo soy yo. Afortunadamente siempre he sido yo, pero el caso es que le dan mi carta al primero que la pide. ¿Qué clase de envío certificado es ese?

Por lo general en Ciencias somos bastante honrados y no nos dedicamos a robar el correo ajeno, pero esta vez decidí plantearles el problema a los de conserjería. Muy amablemente les dije que, si jamás piden identificación a quienes piden cartas confidenciales, el día menos pensado van a tener un conflicto.

La respuesta –también educada- de la persona con la que hablé vino a decirme que a mí me habían avisado por email de que llegaba la carta, y que si yo dejaba que otros leyesen mi correo electrónico, sobre mi cabeza caiga. Es decir, que la seguridad de un envío certificado que llegue a mi facultad se basa en que nadie intercepte o lea un correo electrónico.

Durante un momento pasó por mi cabeza la fugaz idea de intentar explicar a mi interlocutora que el correo electrónico es el medio de comunicación electrónica más inseguro jamás inventado, sobre todo si lo usas sin cifrado ni medio de autenticación alguno. Pero voy aprendiendo con los años a no gastar saliva en misiones inútiles, así que me limité a poner cara de “pues vale”. Hice una nota mental para pedir en el futuro notificación electrónica siempre que pueda. Al menos sé que, si algo sale mal, la gente de informática se batirá el cobre con valentía, que son un pedazo de profesionales y se toman la seguridad muy en serio. Y además, no me tardará dos semanas el aviso.

Ah, por cierto, al final me han concedido dos tramos autonómicos. Buen final para una mañana de lunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.