QUÉ ES FÍSICA DE PELÍCULA

 

Mi nombre es Arturo Quirantes Sierra. Soy profesor titular de Universidad. Tengo más de veinte años de experiencia docente, fundamentalmente de Física General en las Universidades de Jaén y Granada.

En mis clases, que suelen ser de primero de carrera, me encuentro una y otra vez el mismo problema: alumnos recién salidos del instituto, con la Física cogida con alfileres (cuando no totalmente olvidada) y con una comprensión de los fenómenos físicos totalmente distorsionada. No es que no sepan Física, es que ni siquiera saben cuánto saben.

Por supuesto, los profesores utilizamos todo tipo de ayudas audiovisuales para ayudarnos en nuestra tarea. Yo le presento aquí una de ellas, diseñada por mí durante los últimos dos años. Se me ocurrió la idea cuando comprobé lo mal que Hollywood presenta la ciencia y a los científicos. Al margen de tópicos sobre batas blancas, gafas gruesas y matraces con líquidos burbujeantes de colores, el hecho es que la espectacularidad del cine suele conseguirse a expensas de su verosimilitud científica. Los coches explotan al dispararles una sola bala, los héroes de acción saltan varios pisos de altura sin un rasguño, y las naves de combate rebeldes efectúan en el espacio maniobras (!y ruidos!) típicos de un caza terrestre.

Paradójicamente, podemos convertir a los guionistas de cine en aliados a la hora de explicar Física. Un ejemplo clásico es el de una escena de la película Tango y Cash, en la que sus protagonistas debaten sobre la conveniencia de descolgarse por un cable de alta tensión: "No sabes nada de electricidad, ¿verdad? Mientras toques un solo cable, y no toques al suelo, no te electrocutas." Si Kurt Russell consiguió convencer a Sylvester Stallone, quizá pudiese echarme una mano con mis alumnos.

Esa es la génesis de la idea que ahora ha cobrado forma. Física de Película (o FdP) es un conjunto de materiales multimedia diseñados para enseñar Física en aulas universitarias y de enseñanza media. Está basado en un conjunto de pequeños videoclips, extraidos de todo tipo de películas cinematográficas, a los que acompañan diversos elementos de análisis basados en gráficas, vectores, ecuaciones, etc. FdP se divide en un número de temas, cada uno de los cuales está basado en presentaciones de PowerPoint.

Por desgracia, la mayoría de las situaciones que aparecen en FdP son ejemplos de mala física. Si de pequeños nos reíamos viendo al Coyote en animación suspendida por encima de un barranco, ahora podemos ver a Sandra Bullock y Keanu Reeves imitándolo en Speed. Los tortazos que Astérix propinaba a los romanos sin moverse un milímetro han sido calcados en películas como Spiderman o Luna Nueva. Pero incluso esos ejemplos, y muchos otros, son válidos para explicar cómo no funciona la naturaleza.

En una ocasión, justo después de explicar la teoría subyacente al impulso mecánico y la cantidad de movimiento, mostré a mis alumnos una escena de la película Spiderman en la que se observa cómo el Duende Verde propina una patada al trepamuros y lo lanza a gran velocidad. Algunos de ellos propusieron explicaciones físicas plausibles al hecho de que el Duende no sufriese retroceso alguno, y cuando éstas se mostraron incapaces de explicar el fenómeno volví a recordarles la ley de conservación del momento lineal. Fue en ese momento cuando los alumnos realmente entendieron que el Duende Verde debía haberse desplazado hacia atrás, y que ello era independiente de la fuerza de ambos contendientes.

Por supuesto, también hay ejemplos de buena física, y debemos aprovecharlos bien. ¿Trabajo y energía potencial? Veamos a James Bond hacer puenting al comienzo de Goldeneye. ¿Movimiento de rotación? Nada mejor que seguir a Dave Bowman dando vueltas a bordo de la Discovery, en 2001 Odisea en el Espacio. ¿Óptica geométrica? El doctor Maturin nos ofrece un ejemplo de formación de imágenes en Master and Commander: al Otro Lado del Mundo.

Exitos recientes como Avatar o Ángeles y Demonios tienen una fuerte carga científica, y las persecuciones se combinan con explicaciones sobre el diamagnetismo o la antimateria. Así, pues, ¿por qué dar la espalda a la principal fuente de información audiovisual de que disponen los alumnos? Lo que Hollywood quita por un lado, Hollywood puede reparar por otro. Es hora de aprovechar la pantalla grande para nuestros propósitos docentes.