Mis lecturas – enero 2022

La reforma laboral, versión minera de 1860

Este es el resultado de mis lecturas del mes, evaluadas según el siguiente baremo:

– SOBRESALIENTE. Me ha entusiasmado, ojalá hubiera más como este

– NOTABLE. Ameno e interesante, recomiendo su lectura

– APROBADO. Se deja leer, vale la pena leerlo

– SUSPENSO. Lo considero un rollo y ojalá no me hubiese puesto a leerlo

– NO PRESENTADO. Ni siquiera lo terminé de leer así que paso

“EL CEREBRO QUE CREE” (Michael Shermer). Encontré a este autor en las Ted Talks hace tiempo, y por fin me he leído un libro suyo. En este caso nos muestra cómo eso de que somos racionales y lógicos es falso (salvo para el señor Spock), y nos enseña cómo muchos de nuestros actos son resultado del cableado de nuestro cerebro. Una conclusión interesante: los creyentes en pseudociencias no es que sean poco cultos, es simplemente que siguen el impulso social de hacer grupo. Es de esos libros que no dicen ni hola sin una referencia al pie, y a veces es algo duro de roer, pero es muy interesante y lo recomiendo. Eso sí, luego no me llores. NOTABLE

“BORIS GODUNOV” (Alexander Pushkin). Una de esas historias sobre rusos muy rusos y zares muy zares. Es cortita y narra como en plan telegrama pero se deja leer fácilmente. APROBADO

“GERMINAL” (Emile Zola). Francia, región minera, año 1860. Una mina de carbón en huelga. ¿No suena aburrido’ No cuando el escritor es Emile Zola, alguien capaz de cogerte por el cuello, llevarte siglo y medio en el pasado y hacerte creer que naciste allí. Me gusta este autor y lo recomiendo. NOTABLE

Balance del mes: 2 notables, 1 aprobado. Hasta el próximo mes, leones.

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.